Реклама

El embargo (перевод на Испанский)

  • Исполнитель: Pepe Extremadura
  • Песня: El embargo 5 переводов
  • Переводы: Английский, Испанский, Итальянский, Каталанский, Польский
Эстремадурский

El embargo

Señol jues, pasi usté más alanti
y que entrin tos esos.
No le dé a usté ansia
no le dé a usté mieo...
Si venís antiayel a afligila
sos tumbo a la puerta. ¡Pero ya s'ha muerto!
Embargal, embargal los avíos,
que aquí no hay dinero:
lo he gastao en comías pa ella
y en boticas que no le sirvieron;
y eso que me quea,
porque no me dio tiempo a vendello,
ya me está sobrando,
ya me está jediendo.
Embargal esi sacho de pico,
y esas jocis clavás en el techo,
y esa segureja
y ese cacho e liendro...
¡Jerramientas, que no quedi una!
¿Ya pa qué las quiero?
Si tuviá que ganalo pa ella,
¡cualisquiá me quitaba a mí eso!
Pero ya no quio vel esi sacho,
ni esas jocis clavás en el techo,
ni esa segureja
ni ese cacho e liendro...
¡Pero a vel, señol jues: cuidaíto
si alguno de esos
es osao de tocali a esa cama
ondi ella s'ha muerto:
la camita ondi yo la he querío
cuando dambos estábamos güenos;
la camita ondi yo la he cuidiau,
la camita ondi estuvo su cuerpo
cuatro mesis vivo
y una noche muerto!...
Señol jues: que nenguno sea osao
de tocali a esa cama ni un pelo,
porque aquí lo jinco
delanti usté mesmo.
Lleváisoslo todu,
todu, menus eso,
que esas mantas tienin
suol de su cuerpo...
¡y me güelin, me güelin a ella
ca ves que las güelo!...
 
Добавлено ineditoinedito в ср, 18/05/2016 - 19:07
Комментарий:

Poema de José María Gabriel y Galán, poeta del siglo XIX perteneciente a la Generación del 98 de la literatura española.

перевод на ИспанскийИспанский
Выровнить абзацы
A A

El embargo

Señor juez, pase usted más alante
y que entren todos esos.
No le dé a usted ansia
no le dé a usted miedo...
Si venís anteayer a afligirla
os tumbo a la puerta. ¡Pero ya se ha muerto!
Embargad, embargad los avíos,
que aquí no hay dinero:
lo he gastado en comidas para ella
y en boticas que no le sirvieron;
y eso que me queda,
porque no me dio tiempo a venderlo,
ya me está sobrando,
ya me está hediendo.
Embargad ese sacho de pico,
y esas hoces clavadas en el techo,
y esa segureja
y ese cacho de bieldo...
¡Herramientas, que no quede una!
¿Ya para qué las quiero?
Si tuviera que ganarlo para ella,
¡cualquiera me quitaba a mí eso!
Pero ya no quiero ver ese sacho,
ni esas hoces clavadas en el techo,
ni esa segureja
ni ese cacho de bieldo...
¡Pero a ver, señor juez: cuidadito
si alguno de esos
es osado de tocarle a esa cama
donde ella se ha muerto:
la camita donde yo la he querido
cuando ambos estábamos buenos;
la camita donde yo la he cuidado,
la camita donde estuvo su cuerpo
cuatro meses vivo
y una noche muerto!...
Señor juez: que ninguno sea osado
de tocarle a esa cama ni un pelo,
porque aquí lo hinco
delante de usted mismo.
Lleváoslo todo,
todo, menos eso,
que esas mantas tienen
sudor de su cuerpo...
¡y me huelen, me huelen a ella
cada vez que las huelo!...
 
Добавлено ineditoinedito в ср, 18/05/2016 - 19:13
5
Ваш рейтинг: None В среднем: 5 (Всего голосов: 1)
Комментарии